Please enable JS

Reto 2

icono reto2

DISPONIBILIDAD PARA SECTORES PRODUCTIVOS ANTE UN CLIMA CAMBIANTE

Las predicciones sobre el cambio climático reflejan un calentamiento global que podría variar entre 1°C y 4°C, dependiendo de los niveles de emisiones de los gases de efecto invernadero, con impactos directos tanto en la disponibi­lidad como en la calidad de los recursos hídricos. Las proyec­ciones al año 2050 para Panamá reflejan un aumento generalizado de las temperaturas entre 0.5 °C y 2 °C (CATHALAC, 2016), con un aumento de la variabilidad de los patrones de lluvia.

Los principales impactos del cambio climático en Panamá están relacionados con:

  • La ocurrencia de eventos extremos de precipitación y las consiguientes inunda­ciones y deslizamientos sobre pendientes inestables;
  • Los eventos de escasez de agua productos de fenó­menos como El Niño;
  • El aumento de la incidencia de las enfermedades relacio­nadas con el agua y transmi­tidas por vectores como el dengue, zika, chikungunya, malaria, hantavirus, entre otras.

Así lo muestran los registros históricos entre 1929 y 2013, en los que se documentan 65 eventos de inundación afectando aproxi­madamente 35,000 personas en 5 ciudades diferentes de la república de Panamá, en los que podemos mencionar ciudad de Panamá y San Miguelito en la provincia de Panamá; Santiago en la provincia de Veraguas; David, en la provincia de Chiriquí y la ciudad de Colón en la provincia de Colón (Desinventar, citado por UNESCO 2013).

El calentamiento global y el cambio climático están produ­ciendo impactos significativos sobre la salud humana en América Central (IPCC, 2014); por ejemplo el aumento de la incidencia de las enfermedades transmitidas por vectores.

El Quinto Informe de IPCC reporta impactos específicos que incluyen enfermedades respiratorias y cardiovasculares, transmitidas por el agua; y enfermedades tales como la malaria, el dengue, la fiebre amarilla y hantavirus, trans­mitidas por vectores. Una enfer­medad que ha afectado a América Central en las últimas décadas es el dengue. Epstein (2000) sostiene que el dengue, una enfermedad que había sido prácticamente erra­dicada en el hemisferio occidental, ha resurgido con más de 200 mil casos en 1995. Las estadísticas muestran que estos números han tendido a aumentar a través de los años. La proliferación del mosquito Aedes aegypti y la incidencia del dengue ha sido tal en las últimas décadas, que la OMS la ha incluido como uno de los principales problemas de salud pública, ya que en los últimos 25 años ha alcan­zado proporciones epidémicas en algunos países de las Américas (San Martín y Brathwaite, 2007). Estos autores informaron sobre casos en al menos 30 países de las Américas, con aproximadamente 3 millones de casos entre 2000 y 2005, de los cuales 65,235 eran casos graves, causando aproxima­damente 800 muertes (UNESCO 2013).

DISPONIBILIDAD PARA SECTORES PRODUCTIVOS ANTE UN CLIMA CAMBIANTE

INCREMENTO DE VECTORES POR VARIABILIDAD CLIMÁTICA

DÉFICIT DE LLUVIAS 2015 (EN %) POR EL FENÓMENO EL NIÑO

infografia 25

Los modelos sobre los efectos adversos del cambio climá­tico* prevén para mediados de este siglo, anomalías extremas en los patrones de lluvia y temperatura con un compor­tamiento errático bipolar en la distribución de las anomalías de precipitación, o sea valores

* Resultados preliminares para Panamá, a partir de las corridas de modelos climáticos del Proyecto No. 107074-001 – IDRC/CATHALAC “Seguridad Hídrica y Cambio Climático en Centro América y el Caribe”, financiado por el Centro de Investigación para el Desarrollo Internacional (IDRC) de Canadá, CATHALAC, abril 2016.

negativos (valores de cambio de -5% hasta -20%) en regiones donde los registros históricos muestran un nivel alto de precipitaciones, con valores positivos (o sea aumento de las lluvias) en regiones como la Pacífico Central donde se registra el menor número de precipitaciones.

Para el año 2015, como resul­tado del fenómeno de El Niño, las precipitaciones comparadas con el promedio interanual de los últimos 30 años, mostraron déficit en gran parte del país y aumentos significativos en otros. La disminución del volumen de precipitaciones llegó a niveles muy altos en la mayor parte de la vertiente del Pacífico, incluida la cuenca del canal.

También impactó algunas regiones del Caribe, como son, el norte de la comarca Ngäbe-Buglé y norte de Coclé y Colón, donde regularmente el volumen de precipitaciones es alto.

Los efectos se sintieron en la disminución de caudales de un número considerable de ríos e inundaciones en aquellos donde las lluvias sobrepasaron los promedios.

Durante los últimos 20 años el Estado ha experi­mentado fuertes impactos económicos en los distintos sectores productivos debido a la ocurrencia de fenómenos climatológicos extremos. Según un estudio de la Estrategia Internacional para la Reducción de Riesgos por Desastres (ISRRD, por sus siglas en inglés).

Aunque algunos expertos sostienen que la mayoría de los eventos climáticos han sido de mediana y baja intensidad, no significa que el país no sea vulnerable a la presencia de los mismos.

Los registros de la base de datos de EM-DAT para Panamá indican que el país ha experi­mentado 32 desastres entre 1983-2008, con un total de pérdidas económicas estimadas en US$86 millones y más de 250 muertes**.

En los últimos 5 años, el Estado ha invertido cerca de US$ 331.03 millones en recons­trucciones de asentamientos por eventos climatológicos extremos, todos relacionados con el agua. Solo en el evento de La Purísima en el 2010, se tuvo que invertir cerca de B/. 149 millones.

** Panamá: Diagnóstico de la vulnerabilidad al impacto de amenazas naturales. Banco Inter-Ame­ricano de Desarrollo; Panamá, 2011.  

TEMPERATURA DE LA SUPERFICIE DEL MAR

Entre 2000 y 2010, el Gobierno de Panamá realizó ocho decla­raciones de emergencia de alcance nacional/regional. Las intensas lluvias de diciembre 2010, aumentaron los sedi­mentos en la toma de agua de la planta potabilizadora de Chilibre, dejando sin agua potable a gran parte de la ciudad de Panamá y obligando pausar el tránsito por el Canal de Panamá por 17 horas por tercera vez en sus 96 años de historia.

Por otro lado, a medida que avanzaba el evento natural del Fenómeno de El Niño***

*** Se estima que el Fenómeno de El Niño se desarrolla en dos años, disminuyendo para mediados del segundo año del evento y en los meses posteriores hay un aumento en la lluvia lo que enmascara el déficit de los primeros meses del segundo año del evento. Este comportamiento se observó durante el evento 1972-73, 1976-1977, 1982-1983, 1992-1993, 1997-1998 y 2002-2003 y se prevé para 2015-2016.

2015-2016, la disminución de los caudales obligó al IDAAN a limitar la producción de agua de consumo humano en pota­bilizadoras que abastecen a núcleos urbanos grandes como las de Pacora, Chilibre y Cabras en Panamá y Mendoza en Panamá Oeste; y otras de menor tamaño para comuni­dades medias y pequeñas como las de Chame (Panamá Oeste), Macaracas (Los Santos) y Parita (Herrera).

El consumo humano se suplió con carros cisternas, con un significativo aumento de costos de operación del IDAAN. El costo de estas medidas aún no se ha estimado.

En el sector agropecuario la disponibilidad de agua es esen­cial para asegurar la produc­ción.

El Censo Agropecuario de 2010 registró 245,105 productores que ocupaban 2.8 millones de ha. 

Ellos se encon­traban dispersos por todo país, aunque la mayor concentración se ubicó en la vertiente del Pacífico.

El MIDA estima que las pérdidas por el Fenómeno de El Niño 2015-2016 podrían alcanzar B/.102 millones en el primer semestre de 2016****. En 2015 y 2014 se perdieron B/.72 millones en la región del Arco Seco (Capira, Coclé, Herrera, Los Santos y parte de Veraguas).

En la región de Azuero, 7,279 ganaderos medianos y

**** El MIDA reportó que durante el año agrícola 2015-2016 se perdieron en Los Santos 5,230 ha de maíz, mientras que en otras 281 ha, no germinó la semilla del arroz por falta de agua. (http://www.prensa.com/economia/El_Nino-MIDA_0_4399060142.html, 29 de abril de 2016).

pequeños fueron afectados por abrevaderos y pozos sin agua, y los productores de maíz y tomate perdieron gran parte de sus cosechas. Productores de otras áreas del país también fueron afectados por la sequía, entre ellos, los productores de arroz de Coclé y cerca de 2,000 ganaderos de Panamá Oeste. Como medida de emergencia se realizaron 150 perforaciones pozos, 278 reservorios de agua y 555 abrevaderos y la compra de medicamentos para 200,000 reses. Si bien esta medida logró mitigar el efecto inmediato de la sequía, sin los estudios cien­tíficos necesarios, los expertos consideran que mantener los pozos a largo plazo, sobre todo en el Arco Seco, podría traer consigo el agotamiento de los acuíferos y la salinización de los suelos.

OCURRENCIA INTENSIDAD Y DURACIÓN DE EVENTOS LA NIÑA Y EL NIÑO 1950 - 2016

infografia 26

VÍNCULOS ENTRE EL AGUA, EL ECOSISTEMA, LA ENERGÍA, LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE

infografia 28

EL AGUA Y EL CANAL DE PANAMÁ

infografia 30

CAUDALES ACUMULADOS EN LA CUENCA DEL CANAL DE PANAMÁ (ENERO A JULIO) PERIODO DE REGISTRO: 1914 - 2015 (102 AÑOS)

infografia 29


reto 2 imagen canal

logo miambientelogo midalogo ministerio saludlogo acplogo idanlogo aseplogo meflogo gobierno panama