Please enable JS

Introducción

Patrimonio Hidrológico

 

La República de Panamá cuenta con un patrimonio hidrológico extraordinario, sustentado por una precipitación media anual de 2,924 litros de lluvia por metro cuadrado; con más de 500 ríos que dividen nuestro territorio naturalmente en 52 cuencas hidrográficas y nos proporcionan una disponibilidad de agua de 119 mil millones de metros cúbicos, resultando en aproximadamente 29,000 metros cúbicos de agua dulce per cápita disponibles. Este patrimonio ubica a nuestro país como uno de los mejores ejemplos en la escala global de un país impulsado por el agua.

El agua además de ser un recurso abundante en nuestro país, representa un elemento estratégico, debido a que el Canal depende de éste para el funcionamiento óptimo y eficiente de sus operaciones. Nuestro Canal constituye un importante pilar del comercio internacional, que sustenta actividades comerciales, logísticas, y servicios financieros. Ahora con un Canal ampliado, contamos con un motor adicional para seguir impulsando nuestro crecimiento socioeconómico. La agricultura, la energía y el turismo, también están directamente relacionados con la gestión del recurso agua (abastecimiento de agua, belleza escénica, usos recreativos y otros).

Sin embargo, en los últimos años este escenario de abundancia ha sido puesto en duda, debido al aumento de los conflictos por el uso del agua. El crecimiento poblacional, el rápido desarrollo económico, la urbanización, los efectos adversos del cambio climático global y el propio deterioro ambiental, continúan aumentando la presión sobre los recursos hídricos, de tal manera que se registran ya condiciones de aparente escasez, particularmente en zonas rurales y periurbanas con baja o inexistente inversión pública en seguridad hídrica.

La gestión sostenible del agua, la infraestructuras del agua y el acceso a un suministro seguro, fiable y asequible de agua y servicios de saneamiento adecuados mejoran el nivel de vida, expanden las economías locales y promueven una mayor inclusión social. La gestión sostenible del agua es también un motor esencial para el crecimiento verde y el desarrollo sostenible (UNESCO, 2016).

Para ello, a nivel de país se ha previsto una serie de inversiones entre las que sobresalen el Plan de Sanidad Básica 100/0, Plan Maestro del Agro, Plan Energético Nacional, Alianza por el Millón de Hectáreas, y muchas otras iniciativas a fin de asegurar la sostenibilidad del recurso hídrico y contribuir a mejorar el bienestar social y el desarrollo económico de todos los sectores de nuestro país.

En este contexto, a fin de consolidar todas estas iniciativas, como primera medida, mediante Resolución de Gabinete No. 84 de 11 de agosto de 2015, el Gobierno de Panamá declaró el Estado de Emergencia y creó el Comité de Alto Nivel de Seguridad Hídrica, integrado por los Ministerios de Ambiente, Desarrollo Agropecuario, Obras Públicas y Salud, los Administradores Generales de la Autoridad del Canal Panamá y la Autoridad de los Servicios Públicos, la Directora del Instituto de Acueductos y Alcantarillados, el Director del Sistema Nacional de Protección Civil y el Secretario Ejecutivo de Metas Presidenciales, como los responsables de coordinar las acciones de prevención y mitigación durante el período de emergencia.

De igual manera, se le asignó al Comité de Alto Nivel la preparación del Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015–2050: “Agua para Todos” el cual se vislumbra como la hoja de ruta solidaria que como país debemos seguir para que el agua mejore nuestra calidad de vida, respalde nuestro crecimiento socioeconómico inclusivo y asegure la integridad de nuestro ambiente.

El trabajo coordinado por el Comité de Alto Nivel, ha diseñado las cinco metas que se espera atender con este Plan, y han definido los retos y metas a alcanzar a corto, mediano y largo plazo.

El Plan Nacional de Seguridad Hídrica está sustentado en un diagnóstico, elaborado con la participación de 19 instituciones, representantes de todos los niveles de la administración central y entidades descentralizadas, responsables del manejo, administración, protección y regulación los recursos hídricos, presentados y validados en foros públicos de consulta abierta con representantes de todos los sectores que utilizan el agua.

El mismo contiene un diagnóstico sobre la situación de los recursos hídricos en el país y los retos que se deben enfrentar a corto, mediano y largo plazo para garantizar la provisión de agua en cantidad y calidad aceptable para todos los usuarios. Derivado de los hallazgos y necesidades de intervención se ha definido un plan de acción a largo plazo que responde a cinco metas alcanzables en un horizonte de 35 años, que son:

  • Meta No. 1: Acceso universal a agua de calidad y servicios de saneamiento.
  • Meta No. 2: Agua para el crecimiento socioeconómico inclusivo.
  • Meta No. 3: Gestión preventiva de los riesgos relacionados con el agua.
  • Meta No. 4: Cuencas hidrográficas saludables.
  • Meta No. 5: Sostenibilidad hídrica.

Para cada una se definieron acciones concretas y los respectivos proyectos y/o actividades que deben precisar las inversiones y prioridades a realizarse a corto, mediano y largo plazo para garantizar las fuentes hídricas y el suministro de agua que necesita Panamá para seguir creciendo equitativamente en un ambiente sano.


INSTITUCIONES MIEMBROS DEL CONAGUA

logo participante  logo participante   logo participante  logo participante  logo participante  logo participante  logo participante  logo participante        

INSTITUCIONES PARTICIPANTES

logo participante logo participante logo participante logo participante   logo participante logo participante      logo participante  logo participante     logo participante      logo participante             logo participante         logo participante

logo miambientelogo midalogo ministerio saludlogo acplogo idanlogo aseplogo meflogo gobierno panama